Divulgación

Boletín especial de la SEA

Volver al listado

La Vía Láctea desde ALHAMBRA

¿Qué hace un astrónomo galáctico en un cartografiado extragaláctico? Pues, como veremos más adelante, muchas cosas, entre ellas, apostolado. Expandir la buena nueva de que la Galaxia y las galaxias no son más que diferentes escalas vistas desde diferentes puntos de observación de una misma fenomenología y que si nuestros mejores escenarios para la formación de las galaxias son ciertos éstos deberían explicar un amplio rango de escalas espaciales, desde los grandes super-cúmulos de galaxias hasta la distribución de las fuentes puntuales que polucionan las imágenes de cielo profundo. Porque una característica de cualquier cartografiado celeste es que entre cualquier exótico y lejano objetivo, y nuestros telescopios estamos siempre sondeando una porción de nuestra Galaxia. Cualquier relevamiento del cielo lleva implícito una cartografía de la Vía Láctea. No nos quitamos de en medio.

Con esta idea en mente ALHAMBRA conformó un pequeño grupo de astrónomos cuya primera misión fue caracterizar el sistema fotométrico diseñado para alcanzar los objetivos científicos del proyecto y diseñar una estrategia de calibración en flujo de la fotometría, toda vez que la planificación observacional no contemplaba la medida sistemática de estrellas estándares. Teresa Aparicio llevó a cabo esta tarea como parte de su tesis doctoral codirigida por Mariano Moles y yo mismo, y Jesús Cabrera-Caño propuso el esquema de lo que después fue la base de la calibración en flujo de las imágenes ALHAMBRA en el nuevo sistema fotométrico. El siguiente paso consistió en el diseño de una nueva metodología para la determinación de los parámetros estelares de las estrellas a partir de la combinación de bandas ALHAMBRA en el rango óptico. La idea fundamental descansa en la utilización de una combinación de colores más una ley de extinción que sean independientes no solo de la distancia sino también del enrojecimiento interestelar, algo como [m1] y [c1] en el sistema Strömgren o Q para el sistema fotométrico UBV. La selección de estas combinaciones de colores, que por razones históricas y de funcionamiento se denominaron Qijk, donde los subíndices i,j, y k se refieren al orden de las 20 bandas ópticas de ALHAMBRA en orden creciente de longitudes de onda, fue chequeada de diferentes formas hasta llegar a una base de 18 Qijk cuya capacidad de discriminación (ver Fig. 1) fue también analizada como parte de la tesis doctoral de Teresa.

Una vez el catálogo de fuentes ALHAMBRA en sus 23 bandas fotométricas se veía una realidad, el equipo de explotación de los datos estelares de ALHAMBRA se fue incrementando con la inclusión de algunos miembros del consorcio que habían participado en diferentes tareas pero que confluían en preguntarse una serie de cuestiones acerca de esas "molestas fuentes puntuales". Alberto Molino hizo la pregunta clave para el equipo: "¿se espera que existan tantos pares estelares rojo-azul (ver Fig. 2), como los que yo estoy observando?, ¿cuál sería su naturaleza?". Pues había que ponerse a pensar y con la unión de Jaime Perea, César Husillos, William Schönell y el primitivo grupo de Astronomía Galáctica se ha diseñado un plan de explotación del catálogo, del cuál ya hay bastante trabajo realizado, que incide directamente sobre cuestiones galácticas de alto interés e impacto y convierte al catálogo ALHAMBRA no sólo en un objetivo en sí mismo sino en un legado astronómico de gran potencialidad para el diseño de herramientas de análisis y desarrollo susceptibles de ser utilizadas en los cartografiados venideros, ya sea a nivel Galáctico (Gaia) o cosmológico (J-PAS).

a) ¿Cómo diferenciar estrella y galaxia? Análisis de diferentes metodologías; geométricas, fotométricas, mixtas, etc.

b) ¿Cómo obtener los parámetros estelares fundamentales a partir de la fotometría ALHAMBRA? Parámetros Qijk, comparación directa con espectros sintéticos de modelos, etc.

c) ¿Qué nos dice la población estelar de la estructura del halo Galáctico? Aunque la superficie angular de los campos ALHAMBRA no es suficiente para caracterizar estructuras de bajo brillo superficial (e.g. colas de marea) se puede obtener un interesante test observacional al comparar con los resultados de modelos de la Vía Láctea en las mismas direcciones para el mismo campo de visión.

d) Caracterización y conteo de la diferente fauna estelar que puebla el halo y disco grueso de nuestra Galaxia. Enanas blancas en diferentes estados evolutivos, los seminales pares de Alberto y su distribución con la separación angular, estrellas con emisión, nebulosas planetarias, etc.

En resumidas cuentas una espectacular visión de la Vía Láctea desde ALHAMBRA.

Fig. 2.-Ejemplo de par roja-azul. Muchos de estos pares son sistemas binarios formados por una estrella de tipo espectral M y una enana blanca. Las binarias próximas de este tipo son candidatas a progenitoras de variables cataclísmicas y supernovas de tipo Ia (por Molino).

 

 

 

 

 

 

Fig. 1.- Diagrama Q1,3,12 vs Q2,16_19 mostrando las estrellas de secuencia principal con diferentes metalicidades tomadas de los modelos de BaSeL 2.2 para la ley extinción de Nandy (círculos). Sobreimpresionadas como cuadrados se han dibujado las estrellas del "Next Generation Spectral Library" (NGSL) que forman la base de la calibración fotométrica del sistema ALHAMBRA. Los colores indican diferentes tipos espectrales (por Aparicio-Villegas).

Emilio J. Alfaro
En nombre del Equipo Estelar de ALHAMBRA
CSIC / Instituto de Astrofisica de Andalucia


Volver al listado
Valid CSS!